Mindfulness

mindfulness

Seguro que muchas habéis oído hablar ya de este concepto; Mindfulness o conciencia plena.

Bueno, pues esta práctica que ahora está tan de moda, en realidad la llevan realizando los monjes budistas hace más de 2000 años y al menos a ellos estresados no se les ve, así que solo por eso valía la pena indagar un poquito en el tema.

Es cierto que la atención, como dice Daniel Goleman es un músculo a entrenar; pero ¡ qué complicado resulta dedicarle el tiempo que se merece!.

Yo me he puesto a ello esta semana para sacar mis conclusiones. El primer paso no me ha resultado nada complicado “Busca una posición cómoda“, con el ritmo del día, estar sentada ya me parecía estupendo, pero luego “mantén tu mente y tu cuerpo en una sola cosa” comenzaba a ser más difícil, pues el móvil no deja de avisar que entran mensajes, la lavadora que ha terminado y las niñas quieren que veas el último disfraz que se han probado…

Si os fijáis, veréis que para los pequeños de la casa es más natural que para nosotros, lo hacen sin ser conscientes. así que yo decidía aprender de ellas.

Sofía me dio la primera clase magistral comiendo un helado, no había nada más alrededor de ella, su cuerpo y su mente estaban concentrados en  no desperdiciar ni una de las gotitas que caían hasta el codo y su cara era sin duda alguna de felicidad.

Claudia metió la mano en el agua de la fuente mientras visitábamos un castillo con unos amigos y se paró el tiempo, todos seguíamos andando y ella concentrada en ir metiendo la mano poquito a poco sin más. Y así un montón de clases que me han dado las dos en una semana.

Así que ahí me di cuenta de que yo podía llevarlo a  pequeños momentos en los que  permitírmelo, pues como somos SUPERMADRES podemos hacerlo !, al menos meternos en la onda ¡ para luego poder ser conscientes de ello y mantenerlo en los hijos, pues me ha gustado leer que no solo relaja, también desarrolla la creatividad y fomenta la felicidad y ¿quien no quiere eso para los niños? .

Como dicen que ha que hacerlo dos veces al día ahí van los míos:

  • En el café;  mezclarlo con la leche, cogerlo con las manos, beberlo …
  • En la ducha; escuchar el agua…

Espero que si os apetece y lo intentáis compartáis en el blog los vuestros y las clases magistrales de vuestros hijos, pues solo por esta parte vale la pena intentarlo¡.

¡ Felices momentos !

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s