Un Pueblo

el pueblo portada

He de decir que tengo la suerte de tener un pueblo.

Hace un tiempo estuvimos viviendo fuera de España por unos años, disfruté mucho de esa experiencia, Paris es preciso e infinitamente entretenido; pero de repente me sorprendí a mi misma echando de menos mi pueblo.

En él, he pasado un mes durante todos los veranos de mi infancia. Con la adolescencia, cada vez que mis padres proponían que fuéramos, pasaban por mi cabeza 100 planes más entretenidos que ese y nuestra relación se enfrió. De repente, cuando más lejos estaba de él, volvía a mi cabeza.

Ahora que soy madre trato de no faltar ningún verano a la cita, y es que hay cosas que salen solas cuando estas en el pueblo y no en otro lugar, y que son tan buenas para nuestros hijos como llevarles al extranjero o al mar.

    • Coger las bicis sin fin; da igual carretera que camino de tierra…el objetivo es sentir la velocidad y mejorar técnicas…
    • Llegar a casa cuando anochezca, esa sensación de libertad hace crecer la responsabilidad de los niños.
    • Dormir con edredón en agosto; las casa de entonces sí sabían hacerlas !
    • Coger moras; Aquí tenéis nuestra receta, ¡que además nos ha servido de dictado de la mañana!.
    • Menos tele, ¡ mas imaginación!; ¿que más se puede pedir?
    • Me hago una herida y llamo para que me curen a la casa más cercana. En casa de un amigo, todo escuece menos.
    • Sentarse en la tapia a comer pipas. ¡Eso sí es mindfulness!
    • Pedir un helado que luego lo paga mi madre. ¡Y eso vacaciones !
    • Sentirme importante . En un paseo con mi hija Claudia, cada persona con la que nos cruzábamos, le contaba si era amigo de su abuelo, una anécdota de su tía…
    • Hacer cabañas , parada obligatoria en la infancia.
    • Ver que tus hijos están haciendo lo mismo que hacías tú. Eso es lo que más me ha gustado, aunque las cosas han cambiado no lo han hecho al mismo ritmo que en las grandes ciudades, y en muchos momentos siento que se repiten sin apenas variación, ¡ los pueblos pueden parar el tiempo!.

Hoy quería compartirlas con vosotros, pues me doy cuenta que en parte soy como soy por mi pueblo y …se lo debo ¡

¡Felices momentos ¡

Anuncios

One thought on “Un Pueblo

  1. A mí no me dio tiempo a llegar a pasar de ir a “mi pueblo” porque por desgracia dejé de disfrutar de él antes de llegar a la adolescencia y hoy en día ya no tengo casa allí y no puedo ir. Mucho lo sentí y mucho lo recuerdo aún pero en fin, la vida es así. Peor vaya, que te comprendo perfectamente. Mi infancia del pueblo no es ni parecida a la que tuve en la ciudad. Como si hubiesen sido dos vidas distintas.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s